HUELVA, Isla Chica
  • Provincia: Huelva
  • Miembros: 1719
  • Agentes de Innovación Local: Beatriz Expósito Romero
  • Plaza de los Galeotes s/n Centro de Inserción Sociolaboral "Los Rosales"1ª Planta
  • HUELVA, Isla Chica - 959000231
  • Horarios:

    Horario del centro:

    De lunes a viernes de 08:00 a 15:00h
     
    CERRADO POR VACACIONES: MES DE AGOSTO
     
    HORARIO DE ATENCIÓN:
    De lunes a viernes: 08:00 a 14:00h

     

    De forma excepcional por la situación sanitaria actual se realizarán atenciones telemáticas, a través de nuestro correo, RRSS y teléfono.

    Para las atenciones presenciales será necesario pedir cita previa a través del correo electrónico o teléfono.

     
    El horario puede ser modificado en función a las actividades, reuniones, jornadas... que se estén llevando a cabo.

HUELVA, Isla Chica ha compartido la noticia

FORMACIÓN EN NUEVAS TECNOLOGÍAS

Durante el mes de abril dos grupos de la Asociación de Mujeres con Discapacidad Luna Huelva acudirán a diferentes talleres relacionados con la formación en las nuevas tecnologías.
Los talleres serán los siguientes:
- Nuevas tecnologías para mayores.
- Búsqueda de información en Internet.
- Correo electrónico.

HUELVA, Isla Chica ha compartido la noticia

¿SABES POR QUÉ SE CELEBRA EL 28 DE JUNIO EL CONOCIDO COMO ORGULLO GAY?

Los disturbios de Stonewall consistieron en una serie de manifestaciones espontáneas y violentas contra una redada policial que tuvo lugar en la madrugada del 28 de junio de 1969, en el pub conocido como el Stonewall Inn del barrio neoyorquino de Greenwich Village. Frecuentemente se cita a estos disturbios como la primera ocasión, en la historia de Estados Unidos, en que la que la comunidad LGBT luchó contra un sistema que perseguía a los homosexuales con el beneplácito del gobierno, y son generalmente reconocidos como el catalizador del movimiento moderno pro-derechos LGBT en Estados Unidos y en todo el mundo.Durante las décadas de 1950 y 1960 los gays y lesbianas estadounidenses debían enfrentarse a un sistema legal mucho más hostil con los homosexuales que en muchos de los países al este deltelón de acero. Todos los estados del país, a excepción de Illinois, penalizaban el sexo homosexual consentido entre adultos en el ámbito privado; en 1961: «Un adulto acusado del crimen de tener sexo con otro adulto de manera consensuada en la privacidad de su casa podría tener una multa ligera o llegar a pasar cinco, diez o veinte años -incluso toda su vida- en prisión. En 1971 veinte estados mantenían leyes sobre 'sexo psicopático' que permitían la detención de homosexuales por esa sola razón. En Pensilvania y California los ofensores sexuales podían ser encerrados en instituciones mentales de por vida y [en] siete estados podían ser castrados».La castración, la terapia emética, la hipnosis, la terapia de electroshock y las lobotomías eran usadas por los psiquiatras para intentar "curar" a los homosexuales de sus deseos durante la década de 1950 y la de 1960. Los primeros grupos homófilos de EE. UU. intentaron demostrar que las personas homosexuales podían insertarse en la sociedad, y fomentaron una cultura de no confrontación entre homosexuales y heterosexuales. Sin embargo, los últimos años de la década de 1960 fueron muy turbulentos, ya que había muchos movimientos sociales activos, tales como el movimiento afroamericano pro-derechos civiles (1955-1968), la contracultura de los 60 y las manifestaciones contra la guerra. Este clima beligerante, junto al ambiente liberal del Greenwich Village, influyó para que se produjeran los disturbios de Stonewall

HUELVA, Isla Chica ha compartido la noticia

GREENPEACE Y LOS FOSFOYESOS EN HUELVA

La organización Greenpeace ha pedido al Parlamento Europeo que declare de forma urgente las balsas de fosfoyesos de Huelva "instalación radiactiva". Según mediciones efectuadas por la organización ecologista, en la zona se registran niveles de radiactividad 27 veces superiores a la dosis máxima permitida por la legislación vigente para todo un año.En estas balsas, cercanas a la localidad de Huelva, se vertieron miles de toneladas altamente contaminadas radiactivamente por Cesio-137 procedentes del accidente de la planta de Acerinox en 1998. Según datos del Consejo de Seguridad Nuclear español, la zona presenta niveles de radiactividad de más de 3.500 veces los permitidos por la legislación.Al vertido anual de 2,5 millones de toneladas de fosfoyesos a escasos 500 metros de la ciudad de Huelva, se suma el vertido de ácidos débiles, residuos tóxicos y peligrosos cargados de metales pesados (arsénico, cadmio, plomo...) y de naturaleza radiactiva, que han sido transportados y arrojados ilegalmente tanto a las balsas de fosfoyesos como a las Minas de Riotinto desde el año 1987. Según la organización, estos residuos "son vertidos de forma descontrolada en los tramos altos de los cauces de los ríos Tinto y Odiel", hecho este comprobado y documentado recientemente por Greenpeace.Según la organización, "es inadmisible el riesgo al que se está sometiendo a la ciudadanía", cuando este asunto debería ser prioritario para las administraciones responsables. "La Junta de Andalucía no sólo hace caso omiso a estudios que alertan sobre la problemática ambiental y su relación con las afecciones a la salud, sino que tiene una actitud totalmente permisiva con las empresas contaminantes", denuncian.Para que tuviera conocimiento de la situación, Greenpeace ha llevado a la zona al europarlamentario español David Hammerstein, encargado de tramitar las denuncias de los ciudadanos por el incumplimiento de la normativa comunitaria. El siguiente paso de Greenpeace será elevar formalmente una petición al Comité para que revisen la vulneración de las directivas sobre radiaciones ionizantes, gestión de residuos tóxicos y peligrosos y protección de las aguas.En marzo de 2005, el barco 'Artic Sunrise', de Greenpeace, recaló en Huelva para denunciar "la grave situación sanitaria y ambiental que la ría sufre desde hace décadas". Desde entonces, la organización no ha dejado de presionar a las administraciones para que tomen medidas sobre las balsas, a las que exigen "que restauren la catástrofe medioambiental producida por las 120 millones de toneladas de fosfoyesos vertidos por las empresas Fertiberia y Foret en las marismas del Tinto".Sin embargo, y según denuncia Greenpeace, "a día de hoy las Consejerías de Salud y Medio Ambiente todavía no han tomado ninguna medida" para solucionar el problema. De hecho, la Consejería de Salud atribuye la alta incidencia de cáncer en Huelva (la más alta de España) "a los malos hábitos de los onubenses", y en concreto, "al tabaquismo y al intenso tráfico rodado".Alegato de amor a una ciudad:https://josegaliano7.wordpress.com/2012/04/23/la-vuelta-dada-colon/

HUELVA, Isla Chica ha compartido la noticia

WWF EXIGE LA RETIRADA DE LOS FOSFOYESOS DE LA MARISMA

El proyecto presentado por Fertiberia ante la Audiencia Nacional para la recuperación de la marisma de Huelva es inaceptable para WWF. Fertiberia pretende no retirar los residuos de fosfoyesos, por lo que la marisma seguiría contaminada, lo que según WWF no puede ser aceptado como una regeneración ambiental. Además, la existencia de los residuos crearía un riesgo permanente para la población de Huelva y su medio ambiente. WWF reclama la retirada de los residuos de fosfoyesos como única opción para la recuperación de la marisma. El último proyecto presentado por Fertiberia ante la Audiencia Nacional para la recuperación del dominio público marítimo-terrestre de la marisma de Huelva, de 2 de octubre de 2014, no puede ser aceptado por no hacer tratamiento alguno de los residuos y crear un riesgo permanente para la población de Huelva y su medio ambiente. Así lo ha concluido WWF tras analizar los informes emitidos por el Instituto Geológico Minero de España y la Empresa para la Gestión de Residuos Industriales (EMGRISA), que la Audiencia Nacional ha enviado a la organización. WWF también ha recibido el informe favorable elaborado por el Director General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Frente a la valoración positiva del Ministerio, las instituciones cualificadas consultadas reconocen que el suelo sobre el que se depositó la ingente cantidad de residuos vertidos por Fertiberia no fue impermeabilizado previamente, por lo que hay filtraciones a acuíferos y a la ría. También que se trata de una zona con riesgo sísmico, por la existencia de fallas activas y afecciones inducidas por sismicidad, por lo que no hay seguridad de que los residuos permanezcan confinados. Para WWF, el proyecto deja sin resolver dos problemas clave: el destino de los fosfoyesos negros, los residuos radioactivos procedentes del vertido de Acerinox cuya retirada y tratamiento en vertedero autorizado exigió el Consejo Nacional de Seguridad Nuclear; y el impacto que tendrá en la calidad del aire y la salud de la ciudadanía de Huelva el alisamiento de las montañas formadas por el polvo de fosfoyesos, que actualmente tiene más de 25 metros de altura. Por todo ello, WWF ha solicitado a la Audiencia Nacional la retirada de los residuos y su traslado a un vertedero autorizado como única opción que cumple con la legalidad y garantiza la protección de la salud de las personas y el medio ambiente de Huelva. WWF España lleva más de una década luchando en los tribunales para reclamar el cumplimiento de la Ley de Costas en el caso de Fertiberia: la restauración a su estado original del dominio público marítimo-terrestre de la marisma de Huelva. “No vamos a aceptar que se deje a las futuras generaciones esta herencia de contaminación simplemente enterrada, exigimos que se cumpla la ley de forma estricta”, ha declarado el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo. “Fertiberia debe dejar de buscar excusas, y comenzar a restaurar la marisma de Huelva para devolverla a la sociedad exactamente igual que como la encontró cuando obtuvo la concesión, tal y como establece la Ley de Costas”